El comienzo de 2022 trajo numerosas sorpresas en el plano cinematográfico. Asistimos a la presentación de la primera función privada del año en el excelente auditorio de DAC (Directores Argentinos Cinematográficos), en su sede de Villa Crespo, con más incertidumbres que en oportunidades anteriores. La proyección de «El empleado y el patrón», dirigida por el uruguayo Manuel Nieto Zas, en medio del pico de contagios posterior a las tradicionales fiestas de Navidad y fin de año, motivo una concurrencia menor y algunos cambios en el protocolo. La película, interpretada por el retornado Nahuel Pérez Biscayart junto a Justina Bustos, Jean Pierre Noher, y a los excelentes Fátima Quintanilla y Cristian Borges, es un drama rural ambientador en la extensa frontera que une a Río Gran de Sul, con regiones de Argentina y Uruguay, en un sincretismo productivo y cultural, que alguna vez supo explorar Jorge Luis Borges en su cuento «La intrusa». En ese contexto áspero e inabarcable, el conflicto se centra no sólo en las diferencias de posición social de los protagonistas, sino en el incierto y siempre impredecible destino humano. La actuación de Pérez Biscayart como el joven patrón, es de alto nivel, ratificando su consolidación como una de las nuevas figuras actorales de nuestro país. Cabe recordar sus excelentes antecedentes desde «El Aura», película póstuma de Fabián Bielinsky (autor de «Nueve Reinas»), y la inolvidable «La sangre brota» del desaprovechado Pablo Fendrik. Pérez Biscayart partió luego a Francia donde participó de varios filmes hasta alcanzar su consagración en «120 pulsaciones por minuto», ganadora del premio César del cine galo, con reconocimiento a su labor como mejor actor protagónico. En un nuevo giro de su carrera, regreso a nuestro país, donde actuó el «El Prófugo», fallida aspirante nacional al Oscar, y en esta coproducción argentino/uruguaya/brasileña/francesa, donde muestra todas las cualidades esbozadas desde el comienzo de sus presencias cinematográficas. La bella Justina Bustos aporta su frescura y Jean Pierre Noher, su reconocida solidez. Pero es remarcable la actuación de Fátima Quintanilla, en un personales que crece desde lo silvestre a lo feroz, y el aplomado Cristian Borges. También es destacable la dirección de fotografía de Arauco Hernández Holz, en esta cinta de 108 minutos de duración, que ya cuenta con un amplio y exitoso recorrido por festivales internacionales durante todo el año pasado, y es estrenada el jueves 13 del corriente en el cine Gaumont, y permite anticipar un éxito de respuesta en el público. Como dijimos en el comienzo, sin conferencia con actores, director u productores tras la proyección, por diversas causas, quedan planteadas diversas cuestiones, vinculadas a la realización, que el público deberá descifrar.

Anuncios

Por admin

2 comentarios en «Función privada el mejor estreno por Jorge Avila»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.