San Lorenzo igualó sin goles ante Banfield en el estreno oficial de Pedro Troglio. El Ciclón fue superado en el primer tiempo, pero dejó una mejor imagen en el complemento. El punto fue justo.

Igual que en las presentaciones veraniegas, San Lorenzo dejó una mejor imagen en el segundo tiempo de su estreno oficial ante Banfield, por la Zona 1 de Copa de la Liga Profesional. Pero eso no le bastó para quedarse con un partido que estuvo lejos de entreneter. Con Ricardo Centurión de entrada, el cuadro azul y rojo tardó un tiempo en reaccionar y se terminó llevando un punto justo del Florencio Sola. 

Tras unas buenas y auspiciosas presentaciones amistosas en el verano, el Ciclón salió a la cancha por los puntos ante un Taladro que buscó aprovechar la velocidad de sus mediocampistas para sacar ventaja. Fue quien estuvo más cerca en el arranque.

No tuvo aproximaciones claras con la pelota en los pies, pero el local sí tuvo un par de tiros libres que exigieron a Sebastián Torrico. El equipo de Boedo se propuso salir adelantado en el campo a bordo de un 4-2-3-1, pero la presión del dueño de casa lo fue de a poco metiendo contra su área.

Más luchado que jugado. Más hablado que estudiado, el partido no entretuvo durante los primeros 45 minutos. En su nueva función de doble cinco, Nicolás Fernández Mercau perdió desequilibrio y el equipo se privó del vértigo que generaba por la izquierda. Centurión, que se recuperó de un cuadro febril, no lograba imponer su calidad en el medio, ni asociarse con Uvita Fernández ni Adam Bareiro, que se fajó con los defensores rivales.

Banfield tuvo la más clara de esa etapa: un pase de Juan Cruz para la trepada de Agustín Urzi, cuyo remate fue desactivado por un atento Torrico. Urzi era el más inquieto de los dirigidos por Diego Dabove cuando pasaba la mitad de la cancha.

Una pared entre Centu y Uvita que no properó y un centró desde la derecha de Gino Peruzzi que no llegó a conectar Bareiro fueron las aproximaciones de San Lorenzo en el comienzo del complemento en el que se mostró más firme plantado en el campo, ya no tan cerca del nido del Cóndor.

Otra: buena combinación entre Centurión y Fernández Mercau, que culminó con un zurdazo de este último que desvió Enrique Bologna al córner. Fue otra la impronta de los azulgranas en la segunda etapa. Mayor decisión y movilidad.

El Taladro abusó de las infracciones para cortar el juego. Germán Delfino se guardó muchas amarillas. Por una de esas faltas fuertes, Peruzzi debió salir muy dolorido en su rodilla izquierda. Así el trámite volvió a ser chato, sin emociones ni llegadas de peligro en ninguno de los dos arcos.

Más allá de pasar a ser dominador, los de Troglio no pudieron generar riesgo ante Bologna y se sintió la falta de un nueve con peso en el área. San Lorenzo insistió con las ganas de Uvita y algún intento de pase de Néstor ortigoza, que entró por un cansado Centurión. Pero nada prosperó y la igualdad le quedó bien a un encuentro opaco.

FUENTE: https://mundoazulgrana.com.ar/ Autor: @lanzillottaOk

Anuncios

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.