Por Raúl Sánchez.

Escuchamos cotidianamente debates sobre los “aumentos de impuestos”, la “carga impositiva” y como eso es perjudicial para la marcha de la economía argentina. Y lo escuchamos de referentes políticos opositores al Gobierno Nacional.

Pero muchas veces también hablamos sobre los recursos del Estado de la Ciudad, como aumentan año tras año, como se incrementan, pero sin embargo cuando analizamos pobreza, empleo, actividad económica de la Ciudad, no vemos indicadores que mejoren por políticas implementadas localmente, sino que siempre depende de la marcha de la macroeconomía nacional.

Pero volvamos a enfocarnos en los IMPUESTOS.

Si hay una propiedad, su deño paga el A.B.L., QUE AUMENTA TODOS LOS AÑOS CON EL ÍNDICE DE INFLACIÓN. NUNCA, desde la fuerza que gobierna la Ciudad desde el 2007, se planteó reformular esto para beneficiar a sectores humildes, o sectores medios que hoy no disponen de ingresos para hacer frente a dichos aumentos.

Lo mismo con PATENTES, en una economía donde el parque automotor se renueva y crece permanentemente (por suerte) no se replantea el mecanismo de actualización de dicho impuesto ni de generar excepciones a partir de situaciones laborales o sociales particulares.

Por si fuera poco, desde el 2021 se CREÓ EL IMPUESTO AL CONSUMO DE TARJETAS DE CRÉDITO, de un 1,2%, dando un golpe al consumo con ese instrumento y también generando un motivo para usar dinero en billete y no un plástico que permite registrar operaciones comerciales. ESTA VEZ LA TRASNFORMACIÓN PERJUDICÓ A QUIENES TIENEN TARJETAS DE CRÉDITO.

Pero peor fue para ciertos servicios, que silenciosamente desde el 2016 (año que asumió Horacio Larreta cono Jefe de Gobierno) fueron AUMENTANDO:

  • La tarifa de SUBTE, SE MULTIPLICÓ CASI POR 10 (DIEZ)
  • La Verificación Técnica Vehicular (obligatoria para circular) SE MULTIPLICÓ por 10 en coches y por 12 en motos ¡!!
  • La multa por mal estacionamiento SE MULTIPLICÓ 7,5 veces.
  • El Peaje en autopistas de la Ciudad SE MULTIPLICÓ por 7.
  • La Ecobici era gratuita hasta el 2020 y pasó a costar $ 8.400.- de abono anual desde el 2022.
  • La hora de parquímetro SE MULTIPLICÓ por 11.
  • El costo del acarreo SE MULTIPLICÓ POR 11.

SI ESTO NO ES IMPUESTAZO, ¿COMO LO LLAMAMOS? Transformemos Buenos Aires en una Ciudad para vivir.

Raúl Sánchez: Docente Economía, U.B.A. y U.N.L.A.M.

Anuncios

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.