Por Raúl Sánchez.

Buenos Aires se transforma en la Ciudad del cemento, la desigualdad y el negocio inmobiliario, sin tener como norte una Ciudad sustentable e igualitaria.

En estos momentos en nuestra Ciudad, hay más de 1.100 edificios en construcción. De los 11 barrios donde más se construye, siete son de zona norte (Colegiales, Chacarita, Belgrano, Saavedra, Nuñez, Palermo y Villa Ortúzar), 3 del centro de la Ciudad (Caballito, Almagro y Villa Crespo) y uno de la zona sur (Barracas).

Mientras tanto, la Ciudad abandona la política de desarrollo productivo; un dato de la realidad refleja esto: entre enero 2020 y enero 2022, el empleo industrial formal en la Ciudad de Buenos Aires disminuyó un 0,7%, mientras en el mismo período en el Gran Buenos Aires esa cifra aumentó considerablemente.

Que crezca la actividad económica de la construcción es bueno y saludable, porque se mueve toda la cadena de valor y se genera empleo. Pero si no se regula dónde y cómo, si no se brindan más y mejores servicios públicos, si no se invierte más en infraestructura educativa y hospitalaria, en la red de subterráneos, en el transporte público, en la ciudad va a aumentar la desigualdad norte-sur, y no se van a dar respuestas a las problemáticas habitacionales.

Esta es la disyuntiva y la discusión que debe darse en la Ciudad: su modelo de desarrollo urbano, económico y ambiental. Que debe tener como norte la integridad de la metrópoli y no sólo una parte.

Anuncios

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.