Por Raúl Sánchez.

La Ciudad de Buenos Aires pasa por un momento de debate permanente e improvisación; situaciones que antes parecían normales de la vida cotidiana hoy son una carga para sus ciudadanas y ciudadanos.

La invasión de torres, en barrios como Belgrano y Nuñez tuvo un freno; vecinos protestaron y lograron que se limitara la construcción de edificios en 60 manzanas. Lo llamativo es el nivel de improvisación del Gobierno de Horacio Larreta. Primero aprueba un nuevo Código Urbanístico, luego la construcción de grandes torres, y después da marcha atrás. No aplica acá la previsibilidad ni el tablero de comando.

Pero la Ciudad también va a ser más cara: se viene el estacionamiento medido en los barrios, y tener coche va a ser más caro. Pero además se suman denuncias contra las grúas, que están levantando coches por todo CABA para mejorar la recaudación. También hay denuncias de daños en los coches por la velocidad con que las grúas transportan a los mismos.

Y por otra parte no se solucionan los problemas que atraviesa el personal de la salud, cuando la Ciudad vuelve a superar los mil casos diarios de Covid y las colas se repiten en los centros de testeos; enfermeras y enfermeros trabajando en situaciones de precariedad laboral.

En síntesis, la improvisación reina en la Ciudad, supera ampliamente a la “transformación” imaginaria del Jefe de Gobierno, preocupado exclusivamente por su campaña presidencial cuando aún resta más de 1 año para las elecciones. Es hora de gobernar, más que de improvisar.

Anuncios

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.