Por Raúl Sánchez. Los últimos dos años presenciamos constantes debates, polémicas y contradicciones sobre la política urbana, ambiental, productiva y de espacios verdes en la Ciudad de Buenos Aires.

Costa Salguero, Costanera Sur, Convenios Urbanísticos, Arroyo Medrano Parque Saavedra, Torres de Caballito, Parque Lineal Honorio Pueyrredón, Distrito del Vino, Distrito de la Economía Popular, Torres en San Telmo, fueron y son algunos de los debates que se dieron.

Los ejes que se discutieron fueron:

  • El papel de las Comunas y la exclusión, por parte del Ejecutivo de la Ciudad, de las Juntas Comunales en la elaboración y concreción de los proyectos.
  • La conservación versus la privatización ó invasión del espacio público.
  • Los drásticos cambios en el tejido urbano.
  • El encarecimiento del precio en moneda extranjera del valor del metro cuadrado de los barrios que se transforman.

Sobre estas cuestiones, con distintos puntos de vista, se realizaron audiencias públicas, conferencias, reuniones de distintas comisiones en el ámbito de la Legislatura de la Ciudad, debates en el ámbito de las Comunas, movilizaciones, expresiones callejeras, petitorios y hasta se exigió una consulta popular en el caso de Costa Salguero.

Ninguna de estas iniciativas, que en algunos casos se concretaron y en otros se sigue discutiendo, no trajeron polémica. EN TODAS, LOS TIEMPOS DE RESOLUCIÓN, LAS IDAS Y VENIDAS, LAS MARCHAS Y CONTRAMARCHAS GENERARON UN PERJUICIO PARA LA SOCIEDAD PORTEÑA, en recursos económicos y sociales.

Pero también se debate sobre quién, cómo y hasta el porqué sobre como se definen las PRIORIDADES.

No hay dudas que se votan autoridades del Ejecutivo y legisladorxs para que nos gobiernen, en la medida de lo posible, para solucionar problemáticas de la población. En muchos de los ejemplos citados cuesta encontrar la solución de alguna problemática, pero en términos generales, cuesta visualizar un PLAN.

El único PLAN VISIBLE que surge de estas iniciativas del Gobierno de Horacio Larreta es “todo terreno o espacio que pueda tener algo que deje más recursos para la Ciudad, se transforma, siendo SÓLO ESA LA SOLUCIÓN”.

Un paso adelante es el debate y la participación ciudadana, permanentemente ninguneada, vapuleada y despreciada por Horacio Larreta, y dos pasos para atrás, es que SIEMPRE a posteriori del debate sólo se hace lo que el Gobierno de la Ciudad quiere y desea.

Anuncios

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.