En el 2023 se van a cumplir 40 años ininterrumpidos de práctica democrática en Argentina; es la primera vez, en 213 años de historia de nuestro país, que se va a dar ese acontecimiento.

Los hechos ocurridos en estos días, empezando por el ataque a la vicepresidenta de la Nación y las diversas manifestaciones públicas antes y después de ese triste acontecimiento, muestran una alarmante fragilidad del sistema democrático.

Argentina vive permanentes “corridas”: cambiarias, bancarias, inflacionarias, por derecha, por izquierda, por gorila, por peronista, por antisistema. Siempre está latente el mecanismo de cuestionar lo más básico: la convivencia. Como ejemplo, podemos decir que se cuestiona el control de alcoholemia cuando se toma alcohol de más, siendo un país con un altísimo nivel de muertes por accidentes de tránsito. Se cuestiona un feriado por el intento de matar a la vicepresidenta, se cuestiona la ayuda alimentaria del Estado cuando no hay trabajo, se cuestiona pagar impuestos, se cuestiona el barbijo, se cuestiona la “no libertad” en democracia a la vez que se duda del estado asesino de la última dictadura cívico militar.

Las “corridas” llevan a debates insólitos: “se recupera el día de clase porque se perdió un día al establecer feriado porque intentaron matar a la vicepresidenta”; ¿cómo sería una clase de la materia “Formación Ética y Ciudadana” en la escuela secundaria de Horacio Larreta y Soledad Acuña? ¿Vale más el día de clase que un atentado contra la vicepresidenta? Un nivel paupérrimo, patético, de quienes hacen de la convivencia democrática una especulación política.

Este es el parámetro del debate, un repudio al ataque, pero “hasta ahí”, a ver si se enojan mucho quienes “corren por derecha”; faltó decir “algo habrá hecho”, faltó justificar los medios por el fin. Pero con lo que se hace, suficiente para decir que un país democrático, de convivencia, de diálogo, no tiene futuro, si se busca contener la justificación de estos argumentos.

Recuperar el día de clase es lo mismo que justificar a quienes corren por derecha con violencia. Aún con diferencias, siempre es sano, discutir y debatir ideas, más que pensar en como resguardar los votos por encima de atentados a la democracia.

Por Raúl Sánchez, docente U.B.A. Y U.N.La M.

Anuncios

Por admin

Un comentario en «ENTRE LA DEMOCRACIA, LA CONVIVENCIA, EL ODIO Y LAS ELECCIONES»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.