Por Raúl Sánchez.

Semanas agitadas vive el mundo y también nuestro país. Hace una semana se inauguraron las sesiones ordinarias del Congreso Nacional y de las legislaturas de todas las provincias, incluso la de la Ciudad de Buenos Aires. Y esta semana se inicia el debate por el acuerdo de refinanciamiento de deuda con el Fondo Monetario Internacional.

Sorprende la actitud del Jefe de Gobierno, Horacio Larreta, que se levantó y se retiró de la inauguración de las sesiones ordinarias del Congreso Nacional junto al bloque del PRO en el momento que el Presidente Alberto Fernández estaba enunciando su discurso y denunciaba el alto endeudamiento y el procedimiento antidemocrático al no consultar al Congreso de la deuda que se pretende refinanciar por parte de Mauricio Macri (que investiga la justicia).

El Jefe de Gobierno tuvo un comportamiento de estudiantina, infantil, poco republicano, ni siquiera distinguiendo los roles que le caben a diputadxs y senadorxs y el suyo.

Pero imaginemos una situación contraria, que en la Legislatura de la Ciudad en el medio del relato de Horacio Larreta donde se habla de una Buenos Aires “fantástica”(¿!) el bloque opositor se retira haciendo un escándalo. Horacio y sus adláteres estarían vociferando de todo por todos los medios de difusión.

Y decimos “Ciudad fantástica” porque la realidad es otra: protestas en establecimientos educativos por falta de obras de infraestructura, horas de clase donde no hay docentes por falta de concursos, protesta de vecinxs por proyectos como el Distrito del Vino y construcción de grandes torres, caída de más de 150 árboles por las dos lluvias de esta semana y que vaya a saber cuándo se recuperan, la no consulta con las Juntas Comunales sobre obras y proyectos en las Comunas, esta es parte de la realidad de nuestra Ciudad: NADA FANTASTICA, SINO CON UNA DEUDA ALARMANTE CON NOSOTROS TODOS LOS VECINOS DE BUENOS AIRES.

Nunca una opción es huir, siempre es gobernar y hacerse cargo de las responsabilidades asumidas y hechos actuados. Tal vez Horacio deba decírselo a su jefe Mauricio Macri, o comentarle que como el pretende ser presidente en el 2023 estas cosas (ya debería saberlas no…) no se hacen EN DEMOCRACIA.

Anuncios

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.