Por Manuel Osiris Villar.

Porque todos llevamos
nuestros propios fantasmas;
Dominamos con ellos
nuestras pesadillas
y llevamos consigo,
aunque nadie lo crea
esqueletos sin alma;
Vestidos de fantoches
con calzados nocturnos
y colgadas sus manos
despojando viejos infortunios;
Con oro y seda
cubriendo sus miserias,
esperando de la muerte
que los lleve a su mundo.

Anuncios

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.