Por Jorge A. Ávila. La Nación Guaraní, fue una de las más importantes del continente americano. Junto con los imperios Inca, Azteca y Maya, conformaba el espacio cultural, social, económico y político de nuestra tierra, antes de la conquista ibérica, hace más de 500 años. Integrada por las regiones de Paraguay, el Litoral argentino y Río Grande do Sul (Brasil). es hasta hoy, una unidad que excede las fronteras impuestas por las potencias invasoras (Españas, Portugal, Gran Bretaña). En tal sentido el cine se ha ocupado pocas veces y el documental «Dos Tiempos», del director argentino-brasileño Pablo Francischelli que se estrena en cines el próximo jueves 18, muestra un valioso esfuerzo por reflejar ese fenómeno de transculturización, integración y sincretismo, que ha brindado fenómenos de toda índole. Emprender un viaje obliga a mirar hacia adentro: descubrir lo que se mantiene, aunque todo alrededor cambie. Nuestros personajes recorren paisajes, culturas y memorias, y en paralelo atraviesan un proceso de transformación que, para bien o para mal, no tiene vuelta atrás. La realización de «Dos Tiempos» fue motivada por el deseo inicial de presentar la excéntrica personalidad de Lucio Yanel, artista de importante contribución para la música latinoamericana, pero aún poco conocido por el gran público. El reencuentro con su más importante aprendiz, el reconocido guitarrista brasileño Yamandú Costa, hace posible la construcción de una película fundamentada en una serie de pequeños conflictos y oposiciones que funcionan como su propio motor narrativo: el éxito y el fracaso, la juventud y la vejez, la memoria y el olvido, la vida y la muerte. Luego de 35 años del primer encuentro que ha cambiado la vida de ambos, el veterano guitarrero argentino Lucio Yanel y su prodigioso discípulo Yamandu Costa se reencuentran en un viaje que reconstruye el camino recorrido por Yanel hacia tierras brasileñas en los años 80. Solos en la ruta con sus guitarras y memorias, cruzan la frontera del sur de Brasil hasta llegar a Corrientes -ciudad natal de Lucio Yanelenfrentando las transformaciones generadas por el inexorable paso del tiempo. «El deseo de contar esta historia – afirma Francischelli- nació en el día que descubrí que un argentino había torcido los rumbos de la música del sur de Brasil. Por haber nacido en Argentina y crecido en una ciudad brasileña (Porto Alegre), siempre me pregunté por qué estos países tan próximos físicamente desconocían mucho de lo que se producía culturalmente en el país vecino. Contar la historia de Lucio Yanel con su pupilo Yamandú Costa representa la posibilidad cinematográfica de ruptura de esa frontera cultural invisible, a través de estos dos personajes que, así como sus respectivos países, son tan próximos como distantes. Por eso, la idea de un road movie, cruzando parte de estos dos países y rompiendo fronteras, sean ellas físicas, culturales o mentales.

Otro aspecto que me atrapó a querer producir esta película, fue la posibilidad de realizar una obra que busca trascender el propio género. Esencialmente un documental, pero escrita como un guion de ficción, esta historia se cuenta a través de la propia acción que sucede durante el viaje, sin el uso de entrevistas, y filmado apenas con un cámara. Hay una búsqueda por un lenguaje cinematográfico que potencie la relación entre los dos protagonistas. Como en todo viaje, lo esencial son las vivencias del camino y no la llegada en sí misma». El recorrido de esos artistas peregrinos revela la continuidad de los paisajes exteriores de ríos, montes y llanuras a través de los kilómetros recorridos, y el deseo íntimo de expandir generosamente el paisaje musical que incluye chámame, chamarritas y la música gaúcha, con acordeón, violín y guitarras. El resultado es un espejo donde mirar la constante evolución, que cuenta con grandes aportes de Vitor Ramil, Renato Borghetti, Antonio Tarragó Ros, Raúl Barboza, entre otros. Cabe señalar que esta dinámica que muestra el filme respecto a la música regional chama-macera y gaúcha, se puede advertir también en otras culturas, como la música country en el sur norteamericano, la música chicana en México, y también la música celta en la península ibérica y las baladas británicas, entre otros…

Anuncios

Por admin

Un comentario en «FUNCION PRIVADA:PAISAJE DE CORAZONES ERRANTES»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.