Por Manuel Osiris Villar. La chacra de los Remedios es en la actualidad un pulmón verde en el corazón de un barrio que lleva su nombre . El Parque Avellaneda cumple 102 años ,30 hectáreas con un siglo de vida nutrida de historias, soledad y abandono. Abundan en él las leyendas alimentando un mito urbano que se hallaban las bocas de acceso a túneles que atravesarían el mencionado parque. Ubicado entre la avenida Directorio, Lacarra y las calles Monte y Florentino Ameghino; Allí se encuentra la casona de los Olivera (hoy centro cultural barrial) ; Fue casco de la chacra de los Remedios . Su nombre tiene su origen en el año 1727, cuando en Buenos Aires asediaba la epidemia de la tifus que fue devastadora .En ese período se proclamó a Nuestra Señora de los Remedios como Patrona Menor levantándose un oratorio dentro de la chacra. La propiedad ocupaba 1200 hectáreas que se extendían desde el arroyo Maldonado hasta el Riachuelo y desde la avenida Lacarra hasta Escalada en la actualidad. Durante el siglo XVIII , la misma estuvo en manos de la Hermandad de la Santa Caridad utilizada como quinta de verano para las niñas huérfanas . En 1828 la adquirió Domingo Olivera para darle una utilidad agrícola .La familia Olivera en esa residencia señorial , la “Chacra de los Olivera” tenía ejemplares de especies arbóreas que habían sido traídas de Europa .Por eso la Municipalidad de Buenos Aires le ofreció a los herederos de Olivera para destinarlo en un parque público ,hoy “Parque Nicolás Avellaneda” siendo el mismo el segundo espacio verde público verde de la ciudad ,por su extensión , forestación y como patrimonio histórico , social y cultural. Entre 1960 y 1963 atravesó una etapa decadente ,de fragmentación y abandono ,cuando se levantaron rejas sin planificación alguna y para sumar a su deterioro le abrió una herida la traza de la Autopista Perito Moreno que lo atraviesa parcialmente .A fines de los 80 comienza una etapa de recuperación del espacio verde y su patrimonio cuando se funda el CESAV (Centro de Estudios y Actividades Vecinales del Parque Avellaneda) donde los vecinos realizan una gestión asociada a la planificación participativa en conjunto con las autoridades municipales. Carlos Olivera fue uno de los primeros 12 ingenieros recibidos en el país junto con Eduardo Madero y Luis Augusto Huergo . Este casco histórico conserva el estilo el estilo ítalo – Frances fundamentalmente ;testimonio de la arquitectura eclética que caracterizó el período de apogeo económico de la clase terrateniente argentina de fin de siglo XIX.-

Anuncios

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.