Por Jorge A. Ávila. La llegada de una película protagonizada por Joaquín Phoenix, siempre despierta expectativas, ya que el protagonista de «El Guasón» (que le valió un Oscar), «Gladiador», «Ella», y otros éxitos, es un intérprete dúctil que desde hace tiempo se ha consolidado como uno de los mejores actores de Hollywood. En esta ocasión lo hace conducido por Mike Milles, un joven director que se ha especializado en el relato de retratos íntimos y familiares, como «Beginners, así se siente el amor», inspirada en su padre, y «Mujeres del siglo XX», en base a la figura de su madre. En «C’mon, c’mon» (apócope de seguir, seguir, en inglés), aquí rebautizada «Siempre adelante», se interna en la compleja relación de Jesse (Woody Norman) un niño de diez años, hijo de un padre bipolar y con una madre que los atiende preciosamente, mientras trata de subsistir como educadora. En este contexto las circunstancias obligan a Johnny (Phoenix), el tío regordete y simpático que había cortado relaciones con su hermana  Viv (Gaby Hoffman) a hacerse cargo de él. Johnny y su joven sobrino forjan una relación frágil pero transformadora cuando se ven obligados a estar juntos de manera imprevista en esta historia delicada y conmovedora del guionista y director Mills sobre las relaciones entre los adultos y los niños, el pasado y el futuro. El filme cuenta una historia que, en cierto modo, está más cerca de su experiencia de vida: un relato que ahonda en la riqueza, que casi nunca se explora, y en la complejidad de la relación entre los adultos y los niños. Al mismo tiempo, sondea un tema más global: la idea de que el futuro—de nuestra vida y el de la sociedad en general—depende de cómo nos comunicamos. Filmada en blanco y negro, Johnny, que está realizando una encuesta sobre expectativas de los niños, graba testimonios que, en varios tramos hacen recordar los hallazgos de «El Principito» de Antoine de Saint Exúpery, sobre conductas y visiones que atraviesan la vida. Con soberbias actuaciones en todos los rubros, culmina sembrando una esperanza creciente e incierta en la multitud de voces que cruzan el universo. Con una duración de 109 minutos, recorre Los Angeles , Nueva York y la extraordinaria Nueva Orleáns con su «mardi grass» incluido, y se podrá ver sólo en cines a partir del 7 de abril.
FESTIVALES
Dos muestras promocionales serán el foco de atención en los próximos días. El Festival de La Mujer y el Cine, desde el 7 al 11 de abril, tuvo su avant premiere  con «Upa -Una pandemia argentina», para iniciar el recorrido que este año se realizará en el Malba y el Centro Cultural San Martín. El relato cuenta que en 2006 tres artistas se reúnen para hacer una película con un micro presupuesto, al estilo Dogma 95, sobre las dificultades de hacer cine. Se sumaron Silvina Acosta, Daniel Fanego, Gloria Carrá, Héctor Díaz y muchos más. «(upa!) Una película argentina» (2007) ganó la Competencia Oficial Argentina del 9º BAFICI recorriendo festivales por todo el mundo (Locarno, La Habana, Londres, Río de Janeiro, Mannheim…). En el 2015 el trio volvió a sus andadas junto a talentos como Nancy Duplaa, Martin Slipak, Nahuel Mutti, Silvina Acosta, Nicolás Goldschmidt, Denise Yañez, Ariel Winograd y más. «(upa!) 2 El regreso (2015)» participó en el BAFICI de 2017 entre otros festivales.  Con el tiempo se han convertido en películas de culto y se encuentran disponibles en tv y plataformas digitales.  Por su parte, fiel a la cita con el mejor cine español de estreno, llega a las pantallas argentinas desde el 8 al 13 de abril la octava edición de Espanoramas, la muestra de cine organizada por la Embajada de España y los tres Centros Culturales de la Cooperación Española en Argentina (Centro Cultural de España en Buenos Aires, Centro Cultural Parque de España en Rosario y Centro Cultural España-Córdoba) con el apoyo del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales del Ministerio de Cultura de España.
A lo largo de estas ocho ediciones, Espanoramas ha ofrecido al público argentino la posibilidad de encontrarse con un centenar de películas del mejor cine español de hoy. Cien miradas diversas sobre España y sobre el mundo. Cien encuadres desde el pasado, del futuro, pero sobre todo del presente, el de la España contemporánea, a través de esa lente privilegiada que es la cámara de cine.
Tras el paréntesis de 2021, en que la pandemia llevó Espanoramas al streaming, celebramos hoy su regreso al que hasta entonces había sido su espacio natural: el de las salas de cine. Y con una apuesta reforzada, pues la muestra incluirá por primera vez funciones no solo en Buenos Aires, sino también en Córdoba y Rosario. Un paso más para acercar el cine español más reciente a un número cada vez mayor de espectadores argentinos.
Entre las propuestas de este año, seleccionadas como en ediciones previas por el programador Fran Gayo, nombres ya consagrados de la cinematografía hispana como los de Fernando León de Aranoa, con El buen patrón, o Jonás Trueba, con Quién lo impide, conviven con algunas de las apuestas más innovadoras y estimulantes de la producción de 2021. 
Como en cada edición, Espanoramas mantiene su apuesta por la calidad y la diversidad de las propuestas como criterios de programación. Y, como cada año, esperamos que la muestra sirva para seguir reforzando el vínculo de los espectadores argentinos con el cine ibérico y contribuyendo a esa sucesión de intercambios y miradas recíprocas a través del cual se construyen las relaciones culturales entre nuestros países.

Anuncios

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.