Por Jorge A. Ávila. La presentación de Espanoramas, la Muestra de Cine Español que se verá desde el próximo jueves 7 hasta el 13 de abril en Cinépolis Recoleta, deparó una grata sorpresa. Tras las palabras iniciales del consejero Cultural de la Embajada de España, el programador habitual del festival, Fran Gayo, explicó que se decidió cambiar la película de avant premier y en lugar de la premiada «Mediterráneo», se ofrecería «Destello bravío», opera prima de la joven directora madrileña Ainhoa Rodríguez, como reconocimiento al recambio generacional y estético del cine hispano que fue ganando terreno en los últimos dos años. «Encontramos a esta niña, surgida de la nada, independiente, que reunió en un filme de gran profundidad, su labor como docente brindando talleres de cine para mujeres en Extremadura, con sus marcadas tendencias basadas en Federico Fellini y, sobre todo, Luis Buñuel. Nos sorprendió, y la incluimos de inmediato en la muestra». Al ver la película, se comprende el acertado criterio seguido, por el reflejo de una España que raras veces sale a la luz, y por la calidad y potencia de sus imágenes. A través de sus rendijas, de sus huecos, la ópera prima de Ainhoa Rodríguez apunta hacia la invisibilización de sus personajes-personas, mujeres de la localidad extremeña de Tierra de Baños, reiterando así el soterrado doble yugo al que se enfrentan a diario: el de la opresión femenina y el del olvido rural. Planos generales, estáticos y observacionales como el inicial, en el que dos mujeres, apenas manchas en el insondable retrato natural de un lago en calma, gritan ante el rumor intranquilo de las aguas que oculta sus palabras ininteligibles, son los que pretenden desgranar las diversas realidades a las que las protagonistas de la cinta se enfrentan. Realidades sepultadas, oscuras y contadas entre susurros. Su cruce con la no-ficción, en paralelo a exploraciones cinematográficas, convierte a ‘Destello bravío’ en una película con vocación por sus personajes y con poco interés en la construcción de tramas legibles; cuestión que, a priori, no es desencadenante de rechazo. Sin embargo, es en la combinación del estudio del atávico mundo rural extremeño y la inclinación por el esoterismo y el misterio donde la cinta ganadora del Premio Especial del Jurado en el pasado Festival de Málaga vela la convivencia de sus difícilmente reconciliables y antagónicas visiones: la de la observación naturalista frente al artificio de una visualidad estridente. El destello, una luz mínima que proyecta una sombra casi anecdótica, se convierte entonces en el símbolo que desentraña todo ‘Destello bravío’. Una metáfora reflejada en cortes de montaje que, como el propio destello, iluminan de forma escasa y testimonial la liberación de las bravías mujeres rurales, y que, como el propio fogonazo, desaparece de forma abrupta y sin dejar rastro. Recomendable para aquellos que busquen los nuevos estilos y autores de una cinematografía históricamente enriquecedora.

LOS NOMADAS
Para aquellos que también quieran encontrar en nuestro país, realidades invisibilizadas y poco recorridas, se estrenó el jueves pasado «Borom Taxi», documental sobre la comunidad senegalesa que crece en nuestro país, mayormente radicada en Morón, y con serias dificultades de integración. El director, Andrés Guerberoff, sigue las penurias de Mountakha Samb y sus compatriotas emigrados a este lado del Atlántico. «Algunas calles de Buenos Aires por las que había caminado infinitas veces ahora se reconfiguraban, convirtiéndose en la geografía de un viaje extraño, por lo tan lejano y tan cercano al mismo tiempo. En cierta forma se revelaba ante mí la existencia de una ciudad en el interior de otra, paralela y oculta. Viajé a tierras remotas a través de pequeñas puertas, que como pasadizos conducían a situaciones particulares y emotivas, donde una lógica distinta a la que conocía parecía reinar», refiere Guerberoff. Testimonio valioso para entender las violencias ejercidas sobre esta pujante colectividad, que tuvo su mayor expresión en el crimen, aun irresuelto, del abogado Mohamma Ba, en 2017, mientras recorría las calles de San Cristóbal, cargando sus carpetas en defensa de otros nómadas senegaleses asediados por una sociedad, tan dura y vacía como la señalada en la película comentada previamente.

Anuncios

Por admin

Un comentario en «Función Privada: Realidades sepultadas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.